Que se Necesita Para Librarse del Acoso Escolar

La naturaleza del bullying o acoso escolar, es el aprovecharse del mas débil.

De manera que el que posee cierta “superioridad” de cualquier tipo (estatura, fuerza, inteligencia, posición social, etc) usa dicha posición para abusar de los que están mas “abajo” que ellos.

Podemos dimensionar el problema si tan solo nos preguntamos cuantos han sufrido bullying alguna vez; la respuesta es que la mayoría que vivimos en los países en que existe el problema. No se necesita una introspección profunda para poder recordar momentos en los que todos fuimos objeto de burla de algún tipo, haber recibido algún apodo molesto, uno que otro golpe, ser amenazados o intimidados y cosas parecidas.

acoso-escolarUnos pocos podrán decir que a ellos nunca les pasó, quizás por que ellos son los que tenían alguna posición privilegiada, o fueran de los que de alguna manera eran parte del problema. Pero aun los mismos acosadores probablemente fueron acosados, pues es una practica fomentada por un ambiente violento. Es aquí donde empezamos a entrar al tema.

Hay que decirlo con claridad, en los países donde existe este problema, casi nadie se libra.
Los que pudieran sentir que estamos exagerando el tema, es por esa sensación de que si nosotros la libramos, nuestros hijos también lo deben de poder hacer. Y muchos si lo harán, unos cuantos no. Pero la cuestión es sobre que se necesita para librarse y si es necesario que todos pasen por ello.

El caso es que ningún niño debería sufrir acoso escolar y punto. Por lo tanto, todos buscan a su manera soluciones al respecto; Dentro de las soluciones y la mas lógica, y que la mayoría de los padres tratan de aconsejar, es que se deje esa condición de “debilidad” o el clásico “no te dejes”. Aunque parece el consejo mas apropiado, siempre deja una sensación de que esa recomendación está incompleta. En realidad, dentro de cada uno seguimos clamando por un ambiente mas justo.

Solemos pensar que lo único que ahuyenta a los abusadores es tener posiciones mas elevadas que las que tienen ellos. La lógica es entonces tratar de que nuestros niños suban a esas posiciones, pero esa solución es tan siniestra como lo es el problema del acoso escolar. Lo explicamos a continuación.

No es raro que muchos padres prefieran  que sus hijos sean los abusadores y no los abusados. La cuestión es que se tiene que aborrecer las dos posiciones por igual, pero aunque no se crea, la segunda opción es mejor si las condiciones que todos los niños merecen, se dan.
Para entenderlo mejor, es como preguntarse cual es la condición que preferimos para nuestros hijos ¿que sean asaltantes o que sean víctimas de robo? Las dos condiciones son detestables y nadie quiere ninguna de ellas, pero aquí es donde muchos padres conscientes, aunque con pesar, dirían que es mejor que sean víctimas de robo a que sean delincuentes.
El acoso escolar tiene la misma raíz que la delincuencia, por eso en muchas partes ya está siendo tipificado como delito.

Y ¿Ser de la generalidad?
La realidad es que aunque todos han sufrido el bulling en algún momento de su vida escolar, los abusadores tienen sus preferidos y estos son los que están en las condiciones con mas desventajas respecto a ellos. Entonces ser de la generalidad te salva del abuso constante, por eso es que muchos no recordamos haber sufrido de bullying, por que logramos ser de la generalidad.
Pero ¿que implica ser de la generalidad?
En el mejor de los casos es que no se nos detecta signos de “debilidad” de la cual puedan aprovecharse. Puede que hayamos tenido estatura o inteligencia, habilidad para pelear, buena posición económica, o ser atractivos o populares etc.
No faltará quien si tenga una o mas de estas características y goce de cierta tranquilidad. Esto, hasta que de tanto tener que lidiar con el abuso hacia otros, esa posición privilegiada demande estar del lado de la justicia y del mas débil, pero el hacerlo supone también los problemas derivados de ello.
No hacer nada parecería ser la mejor opción, pero no hacer nada es parte del problema del acoso escolar y fomenta esta práctica.

Como se puede ver, este problema como muchos otros de índole social, arrastra a todos, por eso se califica como problema social. Aunque no queramos, terminaremos como parte del problema o de la solución.

Los padres y la sociedad muchas veces minimizan el problema por desconocer el tema o por que no le encuentran solución. Entonces se conforman con cruzar los dedos para que a sus hijos no les pase. Solo que debemos estar conscientes de que minimizar este grave problema es normalizar el acoso escolar.

Pero hablemos de algo que no se considera cuando se trata de estas supuestas “debilidades” de las que los padres quieren sacar a sus hijos.
Muchas veces las condiciones de “debilidad” no son debilidad, son las condiciones normales a las que todos tienen derecho y quizás las condiciones adecuadas para desarrollar todo el potencial de un niño.

Supongamos que un niño es pacífico, (y muchos niños lo son). Esta característica es hasta una virtud según las escrituras y según los valores de toda sociedad. Pero en este ambiente de acoso escolar, esa virtud se ve como una debilidad que algunos padres quisieran erradicar de sus hijos. ¿Erradicar una virtud? ¿Hasta donde podemos llegar? Individuos precisamente con esa virtud son los que se necesita para terminar con los ambientes de violencia y acoso.

En un ambiente de violencia, los pacíficos parece que llevan las de perder.
Es como en una ciudad con violencia donde están prohibidas las armas para los ciudadanos comunes. Esto los pone en desventaja respecto a los delincuentes, por que de esa prohibición se aprovecha la delincuencia ya que ellos se mueven sin obedecer las reglas. Cobran cierto poder al portar armas que los demás no tienen.

Eso mismo se observa en donde la policía respeta los protocolos. Los delincuentes no tienen reglas y operan sin límites de ningún tipo y con armas mas poderosas que las que se les permite a la policía. Eso pone a la policía en una desventaja.
¿Que debe hacerse en tal caso? ¿Otorgar licencia para matar? ¿Armar a los policías con las mismas armas que los delincuentes?

O ¿Por que no está la policía armada igual que el ejercito?

La respuesta a un clima de violencia en países avanzados no es sacar a la policía de esa “debilidad” y armarlos con armas de uso exclusivo del ejercito, sino que se toman otras medidas.

Cabe decir que ahora mismo el debate en cuanto a permitir el uso de armas a la población civil está en la agenda de varios gobiernos. Por una parte, hay un derecho incuestionable de poder defenderse. Por el otro lado, la inconveniencia de que la mayoría tenga acceso a armamento.

Sin duda que en un ambiente en donde el gobierno no puede otorgar a sus ciudadanos la paz y la justicia, a la gente le vendría muy bien el que se puedan defender por si mismos, aun que no sea la situación ideal.
Lo ideal seguirá siendo que el gobierno garantice la paz social y la justicia, en donde los ciudadanos no se tengan que armar para defenderse.

Eso es una realidad en países avanzados, no es una utopía. Esa condición de “debilidad” de los ciudadanos de andar sin armas, no es debilidad, es la condición normal e ideal a la que todos tienen derecho.

Si bien es cierto que el derecho a defenderse es fundamental, es de mas relevancia el derecho a vivir en condiciones en las que no haya necesidad de armarse para defenderse.

Metafóricamente lo que le pedimos a nuestros niños es que se armen, por que somos incapaces de proveerles un ambiente libre de violencia o acoso.
Defender que es normal ese ambiente de acoso y que nuestros hijos lo tienen que sufrir, es tan necio como defender que las situaciones de violencia en varios de nuestros países es lo normal también. Pero ni los representantes de dichos países, (que por cierto tratan de justificar todos sus desaciertos), se atreverían a dar dicha declaración.

Entonces ¿quien se libra del acoso escolar?
Lamentablemente los únicos que se libran son los que tienen autoridades conscientes y resueltas a hacer algo al respecto, sean gobiernos, sean escuelas o sean padres de familia que ponen manos a la obra en el asunto, discerniendo que debe hacerse en cada caso, pues las medidas van a ser distintas de sociedad en sociedad y de niño a niño.

Nadie niega que sería buenisimo que nuestros niños fueran tan fuertes e inteligentes como para poder contra todos los bandidos con que se topen, pero probablemente no lo son, de hecho son pocos los adultos que pueden con esa carga, ¿porque queremos que los pequeños si la lleven?

 

Si los gobiernos y las autoridades escolares son incapaces de proveer un clima seguro para nuestros niños, somos los padres los que tenemos que garantizarles un clima en el que ellos no tengan que dejar sus virtudes para poder sobrevivir. Por que querer que prevalezcan en ese ambiente si les podemos proporcionar otro en donde solo se tengan que preocupar por el desarrollo de sus otras capacidades.
No minimicemos el acoso escolar diciendo que así es la vida en la escuela.

Todos los niños tienen el derecho a vivir sin ser molestados por nadie, pero no son ellos los que tienen que hacer valer ese derecho, ellos no podrían hacerlo, quizás ni saben que tienen ese derecho. Somos nosotros, los que somos responsables de ellos los que tienen que garantizarles ese derecho. Tenemos que hacer lo necesario, ser creativos, buscar alternativas, atrevernos a hacer cosas poco convencionales con tal de proveerles una educación libre de acoso escolar, por que todos nuestros pequeños en realidad se lo merecen.

Publicado en: Consideraciones Etiquetado con: ,