La ventaja económica

Cuando la gente oye hablar de enseñar a los niños en casa, se puede pensar que hay una ausencia de un plan de estudios definido o estructurado y por ello suponer que la escuela en casa es muy barata.

Pero esa forma de ver no siempre es así. Aunque la escuela en casa no se atiene a ningún plan de estudios en particular, esto es quizás más un dolor de cabeza que una bendición cuando usted tiene que financiar la educación en el hogar.

Cuando se tiene que asegurar de que sus niños reciban una educación con la tecnología mas avanzada de modo que ellos puedan competir con los equipos de las escuelas regulares, los gastos se incrementarán naturalmente. El costo de la educación de un niño en casa puede ser sorprendentemente alto. Libros de texto actualizados, materiales del curso, una biblioteca, equipo de computo, iluminación, mobiliario especialmente diseñado para estudiar, viajes de estudio y cosas como estas, pueden elevar el costo. Hay que añadir a esto cualquier curso adicional, el costo por tutores que vienen para enseñar materias que quizás no pueden ser bien manejadas por los padres, como matemáticas de nivel avanzado o ciencia. El costo total puede ser en realidad alto.

Si se toma en consideración otro factor importante, los gastos de escuela en casa pueden efectivamente multiplicarse. La necesidad de que uno de los padres tenga que quedarse en casa a proveer todo lo que tenga que ver con la educación de los hijos, priva a la familia de un segundo ingreso que la familia podría tener si los dos padres trabajaran. El promedio de un maestro para la escuela en casa es por lo general, alguien con algún grado de universidad. Esto significa que el o ella pueden traer a casa fácilmente una buena suma de dinero cada año.

Es interesante notar que muchas familias que tienen más de dos niños no optan por escuela en casa temiendo los costos.

 

Dicho lo anterior, aquí caben algunas consideraciones económicas con respecto a escuela en casa:

En términos generales la escuela en casa aunque tiene estos costos es mas barata, o mejor dicho, puede adecuarse a cualquier presupuesto. Así que, quien no tiene tantos recursos, no quedará en desventaja con respecto de aquel que si los tiene, como suele suceder en el sistema de escuela regular. Hay muchas maneras de solventar los retos de la educación.

 

Hay aquellos que han tenido éxito en la realización de escuela en casa a bajos costos. El costo puede ser ligeramente menor cuando el segundo niño y el tercero empiezan la escuela en casa. Esto es dependiendo del tamaño de la familia, los grupos de apoyo con los que estén relacionados, el tipo de materiales usados y la disponibilidad de materiales.

Cuando los hermanos menores pueden reutilizar los materiales, el costo disminuye. La mayor parte del material del curso puede ser conseguido por vendedores de materiales para escuela en casa.

Hay también exposiciones de homeschooling en donde se pueden conseguir materiales que otros alumnos ya usaron a precios muy accesibles.

Las membresías en bibliotecas públicas, teatros, salas de conciertos, ballets y centros de actividades culturales, también ayudan en la reducción de los gastos.

A veces, hasta es posible intercambiar clases. Por ejemplo, la madre de uno de 8 años da clases de baile y a cambio su hijo recibe clases de dibujo gratis. Los grupos de apoyo permiten que usted divida el costo de viajes de campo, proyectos de ciencia y exposiciones.

 

Uno de los énfasis en la educación en el hogar es el desarrollo del carácter. Parte de un carácter desarrollado es evidenciar una buena administración que incluye la creatividad, el buen uso de los recursos disponibles, el contentamiento y la ahorratividad entre otros. No se puede hablar de verdadera educación si por un lado tratamos de enseñar algo como la administración, pero no haciendo las consideraciones apropiadas para usar los recursos disponibles para poderse mantener dentro de un presupuesto. Es común creer que si se gasta de mas es mejor y la gente termina cediendo ante eso, así como a las presiones sociales en cuanto a las escuelas de moda. Llegamos a creer que una buena educación es matricular a nuestros hijos en la escuela mas cara que podamos pagar, o peor aun, en las que no podemos pagar; pero, “tienen que estar ahí”, sino la autoestima tanto de los padres como de los hijos se ve afectada.

Al final, la enseñanza que dan las acciones es mas fuerte que las palabras, el mensaje a ellos es que hay valores mas altos que la administración, ¿que valores? el prestigio de lo que es caro y ceder a la presión social por ejemplo.

 

Parte de la crisis en la que ha caído la escuela regular tanto publica como privada, es que la educación ha pasado de las manos de los que tenían verdadera vocación magisterial, a manos de burócratas y negociantes, dando como resultado por un lado, escuelas con planes de estudio impersonales y estandarizados, y por otro, colegiaturas infladas con planes de estudios repletos de contenido sofisticado para justificar esas cuotas tan altas. El problema es que la educación privada se ha vuelto un negocio muy lucrativo y aunque la mercadotecnia usa frases que mencionan los beneficios de cierta educación, la realidad es que no se atiende de fondo esta necesidad. Muchos de los lideres corruptos que hacen su parte en arruinar países completos vienen de escuelas costosas, entonces, ¿esa es la clase de educación de la que hablamos?

Pero no es cuestión si la escuela es barata o cara, por que individuos íntegros así como corruptos, se dan en toda clase de escuelas, costosas o gratuitas. El punto central es, que es lo que busca la educación, que se acumulen datos en al cabeza de alguien o dar a luz hombres de provecho para la humanidad. Si es esto ultimo, el dinero no es la moneda que lo consigue.

 

¿Cual es el costo?

La educación en el hogar si tiene un costo, pero no necesariamente económico. Aunque si involucra dinero, no es lo esencial. Para quien puede hacerlo por que no invertir en planes de estudio, materiales y tecnología para equipar a sus estudiantes? Que bueno que todos pudieran hacerlo! pero al fin y al cabo los planes de estudio, los materiales y la tecnología no es lo que da la educación, esto no sustituye a los padres o tutores, estos son la fuerza de la educación en el hogar.

La mayor parte del costo en una educación verdadera es tiempo y energía para mantenerse enfocado en aquello que se está buscando: el bien ser y el desarrollo de las capacidades de los alumnos.

Sino se tiene el dinero, entonces se tiene que poner tiempo y energía para desarrollar los materiales que se estarán usando en los cursos. Esto requiere verificar que recursos hay disponibles; hay gente muy creativa para esto y no necesitan ninguna guía para elaborar materiales, otros necesitaran algo de instrucción y otros necesitarán todo el plan de estudios y materiales ya hechos, por lo que se tendrán que comprar.

Pero otra vez, algunos podrán comprar material nuevo y otros lo pueden adquirir usado. En los congresos y ferias de educación en el hogar hay expositores que ofrecen materiales de todos los precios. Siempre hay una sección de libros y materiales usados en muy buenas condiciones, por que una de las cosas que aprenden los niños dentro de su educación, es a cuidar los libros ya que pueden volverse a vender, no es necesario quedarse con ellos, otros los pueden usar y al mismo tiempo puede recuperarse parte de la inversión, sobre todo si los libros han sido cuidados, esto también es parte de la administración.

 

Le educación requiere las herramientas adecuadas.

Vale la pena pasar un tiempo buscando las herramientas adecuadas. Los hombres que van a apoyarse en sus esposas para el desarrollo académico, deben saber que los materiales de educación no son un gasto suntuoso, son herramientas, los hombres saben de eso; todos saben no se puede reparar todo con un martillo. Equipar a quien estará a cargo es la mitad del trabajo y facilitara mucho las cosas. Si tienen un costo, pero ya sea con dinero o buscando diligentemente, las herramientas adecuadas para la educación están al alcance de todos.

 

La escuela en casa logra mas por un menor costo.

Los niños se vuelven asombrosamente conscientes de la economía familiar, no se les tiene que estar diciendo que valoren y aprovechen lo que tienen. Le sacaran todo el provecho a los materiales que estén disponibles. En parte las carencias se convierten en una ventaja, por que se requiere encontrar las habilidades y destrezas para poder superar los obstáculos que se van presentando.

Todos se pueden percatar de como los niños se vuelven desperdiciados e insatisfechos cuando tienen de mas, ellos quieren cambiar de gadgets antes de desquitar el costo y lo mismo pasa en cuanto a su estancia en los colegios, los padres siempre se la pasan recordandoles lo que les esta costando la escuela, por que sienten que no lo están aprovechando y para la mayoría eso es cierto, un porcentaje muy pequeño lo aprovecha realmente.

 

La escuela en casa permite ahorrar en muchos aspectos, por ejemplo en la compra de uniformes, tenis, zapatos, distintivos, forros para los libros y cuadernos propios de muchas escuelas, cuotas, rifas, disfraces, boletos de eventos de la escuela, libros “obligatorios” etc. No solo es la colegiatura.

En las escuelas en donde no hay uniformes se tiene que invertir en un amplio guardarropa, sobre todo cuando los adolescentes ceden a la presión de estar a la moda. Los jóvenes siempre estarán a la moda en cualquier caso, solo que en un ambiente de escuela regular se convierte en un “valor” que creara presión para muchos.

El transporte es una de las cosas que no se considera, pero que incrementa los costos en gran manera al final de un ciclo escolar, ese costo no existe en escuela en casa.

Así podemos ir enumerando cuestiones como estas pero indiscutiblemente los que llevan este sistema han constatado que la escuela en casa aunque tiene un costo, es mucho menor que el de la escuela regular.

 

Sea cual sea el costo, los defensores de la educación en el hogar dicen que los beneficios superan con creces estas consideraciones y siempre hay la manera de reducir los gastos y con ello, se adquieren aptitudes importantes que los hijos siempre usarán, como la creatividad, la solución de problemas y la administración.

Además, con la llegada de Internet los precios pueden ser reducidos en gran manera, ya que se pueden conseguir cursos completamente gratis.

 

En fin, usted decide que clase de conocimiento va a recibir su hijo, cuando se le debe enseñar, en qué medida y hasta cuanto le va a costar, eso le da una sensación de mucha libertad y poder. Tanto los niños como los padres pueden beneficiarse de esta experiencia de enriquecimiento mutuo.

Publicado en: Ventajas Etiquetado con: ,