La Escuela en Casa y los Extranjeros

Escuela en casa también está creciendo entre la gente que por distintas razones se encuentra como extranjera en diferentes países alrededor del mundo.

Una nota del Wall Street Journal habla de como está creciendo el porcentaje de educadores en el hogar entre los que son extranjeros.
Hacemos un resumen del artículo, escrito por Ginanne Brownell Mitic:

Acuarela de un veleroCuando Alia Jilibokov rusa, y su marido Javier Casanovas costarricense/americano, regresaron a Costa Rica desde los Estados Unidos en 2004, inicialmente inscribieron a sus dos hijas en una escuela internacional de primera en San Jose. Aunque la colegiatura era costosa, cerca de unos 2000 dólares al mes, era lo que su familia y su círculo social esperaba de ellos.
Pero con el tiempo Carolina e Irina, sus hijas, no solo tuvieron que enfrentar un viaje diario de dos horas de ida y vuelta a la escuela, sino que lucharon con algo mas: Carolina, en ese entonces de 15 años, encontró muy difícil la presión de grupo de adolescentes, mientras que Irina, una talentosa violinista, tenía días de escuela cada vez mas largos entre las tareas y prácticas diarias.
Además el señor Casanovas tenía largas jornadas de trabajo, lo que significaba que la familia tenía poco tiempo juntos durante la semana. “Cuando el iba a llegar a casa por las noches las niñas ya estaban dormidas”, dice Jilovokob. ” Por las mañanas apenas se levantaba y las niñas tenían que subirse al autobús. Era ridículo”.

Algo tenía que pasar, por lo que la Sra Jilibokov mencionó la opción de escuela en casa a sus hijas. Irina de 10 años, pensaba que la opción podría ser perfecta y así su madre comenzó a investigar. Ella encontró la Bridgeway Homeschool Academy con sede en Estados Unidos (con un costo total de 3,500 al año por sus dos hijas) las niñas fueron inscritas y la familia nunca ha vuelto atrás.
No solo lograron pasar mas tiempo de calidad juntos como una unidad, sino que también las chicas sobresalieron en sus cursos e Irina consiguió mas tiempo para el violín y Carolina ahora de 20, actualmente está matriculada como estudiante de medicina en una prestigiosa universidad de Costa Rica. “Si nuestras expectativas eran de digamos cinco, acerca de escuela en casa, estas han excedido a mas de 100”, dijo la Sra Jilibokov. “Ha sido asombroso, tan increíble. Nunca volvería a una escuela normal”.

Hay una gran cantidad de razones por las que los padres deciden educar a sus hijos en casa cuando viven en el extranjero: Algunos lo hacen por que se tienen que mover a mitad del año escolar y las escuelas están llenas, mientras que otros lo hacen por que viven demasiado lejos para enviar a sus hijos a una escuela decente. Otros padres prefieren una educación basada en religión, algo que puede que no ofrezcan en el nuevo país, o que no haya una opción para niños con necesidades especiales.

La escuela en casa también puede ofrecer mayor flexibilidad para poder viajar y una oportunidad para que las familias pasen mas tiempo juntos mientras que viven en el extranjero.

Cualquiera que sea la razón, para muchos que andan en otros países que no son los suyos, escuela en casa, que puede incluir todo, desde cursos en línea hasta tutores privados, ofrece un desafío y compromiso que están dispuestos a afrontar. “Escuela en casa es una excelente opción para las familias que se están moviendo en el extranjero permanentemente o de manera temporal.”

Adam Caller, el fundador de Tutors International, escribió en una entrevista por correo electrónico: “Lo bueno de escuela en casa es que permite a las familias ser mas flexibles a muchos niveles. Su ubicación ya no se fija en un solo lugar, de hecho cualquier viaje puede ser aprovechado como una oportunidad para ampliar la experiencia de aprendizaje”.

Aunque en Estados Unidos la educación en casa ha existido por décadas, (se estima que hay 2 millones de niños que son educados en casa) recientemente ha comenzado a incrementarse a nivel internacional. Bridgeway por ejemplo, ha visto un aumento de extranjeros estimado de 5% año con año en países como Arabia Saudita, China y Colombia.
“Mi teoría es que están viendo y oyendo mas sobre escuela en casa y en Estados Unidos ha crecido de manera exponencial, llegando a ser casi común”, dijo Jessica Parnell, propietaria y directora de Bridgeway. “Así que el reconocimiento está creciendo y por lo tanto está creciendo a nivel internacional.”

Los estudiantes educados en casa también tienden a desempeñarse muy bien académicamente; Ms. Parnell dijo que año tras año los estudiantes de Bridgeway promediaron 25% más arriba que sus compañeros de escuelas privadas en exámenes estandarizados.

Para algunos padres extranjeros la escuela en casa es una solución temporal; un recurso provisional mientras consiguen matricular a sus hijos en escuelas de ladrillo y cemento que pueden estar llenas cuando la familia llega al nuevo país. “Vemos como es una gran solución, pero también familias que una vez que entran y ven como funciona la educación en casa, se dan cuenta que les ajusta muy bien en como aprenden sus hijos”, dijo Hannah Rinehart, quién dirige International Connections Academy con base en Estados Unidos y que actualmente cuenta con estudiantes de 52 países.

Salmah Siddiqi de 12th grado, que se trasladó a Malasia con su familia hace 7 años, es una estudiante de escuela en casa con International Connections Academy. Aunque no estudió en casa en los Estados Unidos y pasó sus primeros años en Kuala Lumpur en una escuela privada, dijo que disfruta de la flexibilidad que ofrece escuela en casa. “Las ventajas de escuela en línea son las responsabilidades que te da,” escribe en un email. “También hay que mantenerse organizado, ya sea que se utilice el calendario de la escuela o planificar el propio horario. Básicamente se trata mucho de prueba y error, por que ningún método funciona bien para todo el mundo, pero al final todo realmente vale la pena ya que se aprende mucho, no hay que limitarse a una sola forma, conforme se vaya viajando se va creando el horario de escuela que satisfaga las necesidades de cada quien.

La escuela en casa, por supuesto, no es para todos.
Para la británica-keniana Cara Nora y su esposo italiano, fue su única opción cuando decidieron dejar Singapur en 2011 y pasaron un año navegando por el sudeste de Asia con sus tres hijas, que en ese momento tenían ocho, seis y cuatro. Ellos llevaban más de 220 libras de materiales escolares, en su velero de 47 pies, enviando por correo electrónico las tareas asignadas a su academia cada vez que llegaban a un puerto.
” La cosa más difícil de todo el año fue la escuela” dice Nora. “Los niños tienen una actitud muy diferente cuando se es padres y maestros. Las niñas nunca aceptaron que a veces íbamos a hacer escuela los domingos, incluso si eso significaba que un miércoles jugáramos en una hermosa playa en algún lugar sin tener escuela. ” Sin embargo una vez de vuelta en tierra firme y reubicados en Nairobi, las tres chicas iban adelantadas al menos 6 meses que sus compañeros de escuela. A pesar de ello, dijo, “no lo haría de nuevo.”

Ginanne Brownell Mitic es una periodista nacida en Estados Unidos, con sede en Londres. Ella escribe sobre arte, cultura y educación para varias publicaciones internacionales. Ella también ha vivido como extranjera en Polonia y Serbia y gestiona un blog sobre arte y cultura en Europa central y del este.

http://www.wsj.com/articles/BL-272B-1504

Publicado en: Ventajas Etiquetado con: , ,