El trastorno por déficit de atención y la escuela en casa

Invade una sensación de indignación al ver a tantos supuestos expertos, diagnosticar con tanta facilidad a niños con diferentes capacidades con la enfermedad de “moda” ADD (attention déficit disorder) o TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad).

Los defensores de tales diagnósticos arguyen que no se debe de privar al niño de experimentar la integración con los demás, por medio de suministrarles ciertas drogas. Y es quizás este el problema mas serio, el querer abordar esta situación con un remedio incorrecto e innecesario.

Lo que ellos quieren hacer es que el niño se adapte al sistema prevaleciente y para ello hay que drogarlos, en lugar de pensar en un sistema de educación que se adecue específicamente a ellos.

Una amiga de la familia que es maestra en EU, que su nombre no aparecerá por razones obvias, describe como ella es muy cautelosa en cuanto a reportar ciertas conductas de algunos niños, esto por la rapidez con que los “expertos” les suministran medicamentos. Ella ha observado el cambio que sufren los niños medicados, comenta que pareciera que “son otros niños” pero no para bien, simplemente pierden no solo su “hiperactividad” sino que también pierden otras características que los distinguía, como su curiosidad y creatividad.

Es una realidad que no todos los niños tendrán la misma capacidad de atención, algunos tendrán “serios problemas” si se les compara con los demás, pero esto, en el marco de una escuela tradicional, por que en otro sistema de educación, los niños con “problemas” podrían resultar excepcionales.

El principio es que las instituciones deben servir al hombre y no el hombre a las instituciones, es decir, no tenemos que hacer que los niños pierdan sus características para que encajen en las instituciones educativas, instituciones rígidas y que muchas veces han resultado deficientes cuando los educandos son sometidos a evaluaciones básicas.

Quizás un buen uso de este diagnostico seria recetar un sistema de educación personalizado, si! un sistema confeccionado especialmente para ellos y es ahí en donde la educación en el hogar es muy contundente.

  •  El caso de  Andrew Almazán Anaya, habla con mayor claridad lo que estamos apuntando. Al ver que en la escuela los niños lo aislaban y no jugaban con el, y después de que el fue diagnosticado con trastorno por déficit de atención, sus padres optaron por educarlo en casa. A los doce años logra entrar a la universidad y ahora, el es considerado un niño prodigio por su precocidad intelectual, graduado como psicólogo a los 16 años, mientras simultáneamente culmina los últimos semestres de la carrera de medicina. Sus padres crearon  CEDAT, Centro de Atención al Talento,  una pequeña escuela de aprendizaje para niños como el. Este joven practica el piano y el hockey sobre hielo como pasatiempos, es cinta negra en taekwondo y le desagradan las redes sociales como Facebook porque prefiere “la comunicación directa” con las personas.
    Entre sus mayores logros se cuenta el haber ganado el Premio de la Juventud 2009 en la categoría de “actividades académicas, científicas o profesionales”, un reconocimiento que otorga el gobierno de Ciudad de México, para el que venció a cientos de jóvenes de entre 14 y 29 años.
    Mas información sobre él, en:  www.worldrecordsacademy.org

Me pregunto que hubiera pasado con Andrew si sus padres hubieran aceptado el diagnostico de los “expertos”

No a pocos padres les han sugerido que sus hijos tienen este trastorno. Y puede ser que haya un problema, en donde diferimos totalmente es en como se debe tratar dicho problema si se le puede llamar así. El problema no es el niño, este simplemente está reflejando algo mas profundo.
Es mas, hasta podríamos decir que si hay un trastorno por déficit de atención, pero es la poca atención que se le da al niño, es decir, no se le está proveyendo la clase de atención que realmente el niño necesita para su desarrollo.

Es mucho mejor crecer en nuestras capacidades para tratar con niños con diferentes características, que quitarles estas para que encajen “en la bola” y así los podamos entender mejor.

Publicado en: Educación Diferencial Etiquetado con: , , ,