Crisis en las escuelas

Cuando matriculamos a nuestros niños en las escuelas regulares, nos sentimos satisfechos por que recibirán una “educación de calidad”. Pero, ¿es esto así? ¿realmente estamos recibiendo un servicio de valor a cambio de nuestro dinero y del tiempo de nuestros hijos? Y lo que es más importante, ¿están los niños recibiendo beneficios óptimos de esta clase de procedimientos en el aprendizaje?

El sistema escolar actual está seriamente cuestionado no solo por especialistas en educación, sino sobre todo por parte de los padres que están buscando un verdadero desarrollo de sus hijos. Desde la educación preescolar hasta la educación media y superior, hay una inconformidad de los padres que no concuerdan con que sus hijos cubran solamente un horario o cumplan superficialmente un plan de estudios.
Es sabido por todos que uno de los problemas actuales en la educación que con dificultades proveen los gobiernos, es que los estudiantes se vuelven solo un número y parte de una gran burocracia, perdiendo la oportunidad de una educación personalizada por el gran numero de estudiantes que se tienen que atender. Por eso muchos optan por las escuelas particulares buscando un poco mas de atención individual, pero surgen otra clase de problemas empezando con los precios de las colegiaturas y los gastos que a la escuela se le ocurra, que para eso hay mucha creatividad, y finalmente los grupos no son tan pequeños.

Pero uno de los problemas mas serios, es que según se observa, en el mejor de los casos los estudiantes aprenden la parte académica pero hablando de sus actitudes y carácter, estos dejan mucho que desear. Alguien podría decir que eso se aprende en casa y así es, pero el asunto es que no se esta atendiendo ni en la escuela ni en la casa, entonces ¿quien se va a hacer cargo?

Lo que habla mas claro acerca de la educación de hoy, son los niños y adolescentes, que nos rodean, son raros aquellos que son amables, considerados o al menos elocuentes, la mayoría solo pueden comunicarse entre ellos y eso casi en dialecto por lo limitado de su vocabulario y solamente pueden convivir entre ellos, no les pongan delante a alguien mas pequeño que ellos por que no lo soportan, y menos a alguien de mas edad, no se saben comunicar con los adultos, para ellos son viejos o anticuados, la cuestión es que en lugar de ser seres sociables, se han convertido en todo lo contrario.

La socialización es aclamada como una de las mayores ventajas en las escuelas regulares. Este es el lugar en donde se supone el niño adquiere los rudimentos de las habilidades sociales que le ayudarán sobrevivir. Pero en realidad, en una educación regular, el niño solo interactúa con niños de su misma edad, eso hace que solo aprenda a relacionarse con los de su mismo grado. Por eso hay muchos niños que molestan a los niños menores que ellos, y otros se intimidan ante ellos. Pero también muchos desarrollan temor hacia los mas grandes. La mayoría de los niños no saben comportarse con los adultos, no sienten ninguna conexión, solo se sienten cómodos con los de su misma edad, esto puede ser común pero no debe verse como algo normal. Inclusive se portan mal con sus propios padres y como ellos lo soportan, no hay un ambiente para desarrollar destrezas sociales efectivas. Sin querer se fomenta lo que se denomina “la cultura juvenil” o “la cultura del necio”

El argumento de que la escuela regular sirve para desarrollar la socializacion, queda por los suelos cuando la mayoría no sabe socializar con gente de distintas culturas, edades y posiciones socio-económicas. Solo los “iguales” se salvan, y eso no siempre, y pobre de aquel que tenga una discapacidad o condición diferente a la de la mayoría. De hecho, hay un proceso de deterioro en ese sentido, se aprenden las conductas sociales viciosas para poder encajar con la generalidad.
El ambiente de la escuela en casa tiene una atmósfera propicia para la socialización pues es un ambiente social natural, en donde se tiene que aprender a interactuar con gente de toda edad, desde bebes, niños pequeños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos. Ademas se enfatiza en rasgos de carácter que tienen que ver precisamente con la sana convivencia social.

También esta el problema de la educación fuera del contexto de la realidad social, pues de cada 10 egresados de instituciones de educación superior, solo 4 trabajan en la rama de aquello para lo que estudiaron. En última instancia, los estudiantes de escuela en casa emergen mas experimentados para enfrentar la vida real, por que según el programa, algunos se basan precisamente en los acontecimientos de la vida diaria.

Para acabar con esta breve descripción de la crisis en las escuelas, ni siquiera se logra un buen nivel académico en una gran mayoría. En el sistema de escuela regular con frecuencia se da el problema de la poca retención de conocimiento de largo plazo, porque la mayor parte de las cosas son aprendidas solo para los exámenes. No hay correlación de los hechos con la vida del alumno. El niño puede saber mucho pero entiende muy poco. Aquí es donde los homeschoolers tienen una ventaja sobre los alumnos de escuelas regulares.

Es evidente que algo está fallando en el sistema de educación actual, ¿pero quien va a hacer algo? es obvio que los que mas pueden hacer para realizar un verdadero cambio en este sentido son los padres, con su decisión de tener mas participación en la educación y formación de sus hijos atreviéndose a probar alternativas que en este momento son poco tradicionales.

“Educar a un niño no es
hacerle aprender algo que no
sabía, sino hacer de él
alguien que no existía.”

John Ruskin

Publicado en: Desventajas De La Escuela Regular Etiquetado con: ,